Te Comiste al Personaje...Un cuento para Jota Mayúscula


Enfrascada en ese tipo de tristeza que solo te deja fuerzas para hacer rotar la pantalla de este artilugio que tantas veces me aparta del mundo, pero que hoy me acerca, buscando gente que sienta lo mismo, que cuente tus historias. Estamos abatidos por tu marcha y lo peor no es esto, lo peor es el vacío que nos dejas, porque pasear por Gran Vía siempre era sinónimo de: “¿Vamos a Masgraves?”

 

No quiero caer en el cliché de “Qué bueno eras”, aunque conmigo lo fuiste. Prefiero recortar la frase y quedarme con el “Eras”, estabas. Porque ser y estar es muy difícil, porque todo el mundo podía conocerte, pasar la tarde en tu estudio y compartir, aunque no fuera artista. Porque “eras” ese rapero accesible, que pisaba las calles, que iba a los conciertos, los bares, que charlaba con cualquiera, que montaba eventos, que daba oportunidades, que vivía intensamente despojándose del disfraz de estrella imperturbable. Porque “eras”, estabas, no parecías, porque perdiste la compostura con todos nosotros, porque de eso va la vida, la convivencia, ser real, dejarte ver, liberarte de las contenciones que nos alejan de ser humano

 

Porque ser real no es amar el HipHop. Dime, ¿qué es el HipHop? ¿Puedes tocarlo? ¿Puedes traerlo? El HipHop somos todos nosotros y la posibilidad de vivir en hermandad compartiendo música desde la libertad de ser tú mismo, y desde ese propósito fue creado. Por eso tú “eras” y siempre serás

 

Solías decirme que yo escribo como cuentos del Principito, eso me hacía mucha gracia, así que este cuento es para ti, Jota. Érase una vez un país entero muy triste, y respirando esa tristeza, jamás olí nada tan auténtico. No es tu disco de oro, ni ser pionero, ni formar parte del mejor grupo de rap de la historia de España, ni tus veinte años como locutor de radio, ni tus ritmos, ni tus lp´s. Te vamos a echar mucho, mucho de menos, a TI, por “ser”, por estar. Enhorabuena, te comiste al personaje

 

  

 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi Padre se Llama Papá

La Ilusión de Libertad de la Mujer de Occidente