martes, 9 de abril de 2013

¿Y Qué Pasa con los Guapos Tontos?


Todos tenemos muy presente el estereotipo de rubia guapa con la sesera vacía que ya empezaron vendiéndonos con la figura de Marilyn Monroe  en sus películas. No digo que este tipo de mujeres no exista, de hecho, la estupidez humana ha sido heredada de generación en generación culminando su perfección en el siglo XXI, cuando las jóvenes se dieron cuenta de que con un poco de silicona podían llegar a ser camareras de un bar de “chonis” o incluso participar en un reality show. Pero mi pregunta es...¿Y qué pasa con los guapos tontos?

¿Qué hacen los guapos tontos cuando no están en el gimnasio o luciendo palmito en la discoteca? Quizá depilarse el pecho o las piernas pero...¿Y luego? Sé que no ven películas ni escuchan música, dato que ratifiqué en recientes entrevistas camufladas de flirteo que por supuesto quedaron en anécdota. Y otra pregunta que me invade es: Dado que las mujeres con una cultura media que invita a la conversación somos bastante intolerantes con este tipo de especímenes...¿Con quien ligan? ¿Con otras guapas tontas? Y si tienen sexo con ellas luego...¿Qué hacen? ¿Se miran al espejo juntos? ¿Se peinarán entre ellos? Y cuando terminan...¿Qué hacen? ¿Estarán en modo suspensión como los ordenadores contando el tiempo restante hasta que abran la discoteca? ¿Descansarán en incubadoras de rejuvenecimiento que les aíslen de la cultura? A lo mejor los secuestran y los meten en una sala con palillos en los ojos como en “La Naranja Mecánica” pero con imágenes de telecinco.

Y abarco este tema porque creo que es un sector de la población muy perjudicado al que no le damos la paga social que se merece por la crisis que atraviesa el país, y sé que creéis que estoy exagerando, pero están entre nosotros y son muchos. Quizá sean extraterrestres que vienen a adueñarse de nuestro planeta.

Yo por si acaso, sigo haciendo esfuerzos cuando me veo rodeada de ellos, obligada a sonreír mientras emiten esos sonidos que emulan al castellano con conceptos arbitrarios, totalmente inconexos, que tanto hieren mi vergüenza ajena. Es fascinante esa incapacidad que tienen para descifrar en mi mirada que lo único que trato es ocultar esa voz interior que ahora viene acompañada de luces rojas intermitentes y está gritando: ¡¿En serio?!

3 comentarios:

Pollastres del Montseny dijo...

Ui y lo que esta por venir! poco avanzan si solo crian entre si!

Santiago Brito dijo...

¿En què mides la inteligencia de un hombre?

Siberia dijo...

Buenísimo Syla. Me has hecho reír de lo lindo. Me ha encantado. Pero vamos, que me lo volveré a leer para volverme a reír, no lo dudes. Lo de mirarse juntos en el espejo... Mira que me da la risa de nuevo. ¡Pero qué bueno Syla, pero qué bueno!

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates