viernes, 28 de septiembre de 2012

A Mi Gran Amor


Hacía tiempo que me apetecía escribir sobre algo romántico, pero no lo hice porque no había encontrado algo tan auténtico como para que mis palabras pesaran como plomos, para que cayeran firme sin atisbo de posterior arrepentimiento.

¿Conocéis la clásica frase...”Te quiero más que a mi vida”? Yo jamás sentí que nadie me quisiera más que a su vida, ni siquiera igual que a su vida, ni un poquito por debajo de su vida rozando con los dedos.

Sé que existen personas que creen haber sentido amor por mí, pero de lo único que estaban enamorados era del sentimiento que les generaba estar conmigo, puro egoísmo. A veces, no se sabe diferenciar, lo siento, a mí no me engañan, no pueden hacerlo porque yo sí he estado enamorada y no era eso.

El amor, tal y como yo lo entiendo, va mucho más allá de intereses particulares, de hecho, alguien enamorado tiene la necesidad constante de hacer feliz al amado. Es sentir el dolor del otro como el tuyo propio o más, es la mayor de las agonías, es preocuparse, tener constancia de que esa persona es insustituible, que no se te pase ni una sola vez por la cabeza saltar del barco solo porque el otro está atado a la proa de pies y manos.

El amor es compartir, comprender, perdonar, ser leal. Todo lo demás me recuerda a las bodas apalabradas de la Edad Media representadas a pequeña escala...”¿Qué tienes una casa en propiedad? Yo trabajo fijo y tetas de silicona. Casémonos”. O esos metrosexuales engominados que te enseñan su currículum antes que las estrellas.

Yo no soy nada de eso. No hipotecaré mi libertad por sentirme acompañada, no sucumbiré a la presión de los treinta, ni al reloj biológico, no le regalaré mis días al primero que pase a cambio de un poco de lo que necesito, ni mucho menos a un golfo sin escrúpulos que está deseando una disputa para arrojarse de manera supuestamente justificada a los brazos de cualquiera.

Como os decía en la introducción, me apetecía escribir algo romántico, en esta ocasión, para un protagonista ausente...A Mi Gran Amor: “Si no llegas a tiempo, que sepas que te estuve esperando”







5 comentarios:

diana suarez dijo...

"No hipotecaré mi libertad por sentirme acompañada..."

Zil Uri dijo...

Impresionante syla! Te sobra razón y realidad,!

Un graan abrazo y mucha fuerza!

Siberia dijo...

Sólo los que estuvieron alguna vez enamorados saben describir como tú lo haces el verdadero amor y saben distinguirlo de los falsos amores. Y también sólo ellos , y no todos, pueden decidir que no quieren nada que no sea ese amor que sobrepasa el mero egoísmo fácil y banal. O encuentro ese amor o me voy sin nada.

MAGY JOY dijo...

fantástico texto!

Feke dijo...

Joder cuánta verdad syla... no tengo palabras, ya las has utilizado tu todas en el texto.
Mi enhorabuena enserio.

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates