martes, 25 de septiembre de 2012

Las Cosas Que No Se Dicen


Todavía estoy intentando averiguar por qué la gente le da tanta importancia a las palabras, aunque quizá me haya expresado mal. Me refiero a las palabras que habitan en un contexto, palabras con estado de ánimo, sujetas a acontecimientos que las condicionan.

A este tipo de palabras yo las llamo sonidos, una persona inteligente jamás podría subirlas de rango. Mis labios dirán rojo, mis ojos dirán azul. ¿O acaso no sabes leer emociones? ¿De verdad piensas que la comunicación se reduce al lenguaje verbal?

Mira a tu alrededor, conoce a las personas, analiza. Quizá el día que te dijeron: “Desaparece de mi vida” querían decir: “Convénceme de que eres tan maravilloso como creía que eras porque te necesito”, o cuando te dijeron:”Gilipollas” realmente querían decir:”Joder, me importa mucho tu opinión”, a veces te dicen vete, pero quieren que te quedes, y un largo etcétera que te perdiste por no saber leer.

Hay personas que no paran de enfadarse y solo unos pocos son capaces de ver que lo único que les falta es plantarse en medio de la autovía en hora punta ondeando una bandera gigante que ponga: NECESITO AYUDA

¿De verdad la sociedad no sabe leer estos códigos? ¿O se aferran a la primera acepción de la palabra para que no les molesten? ¿Tú te sentirías orgulloso de pertenecer a este grupo de deshumanizados individuos?

De cualquier manera, si quieres leer mis labios y no mis ojos, si realmente no te interesa descifrar mi código, es hora de que te revele un secreto.

No hay acto más digno de rencor en esta vida que permanecer callado e impasible ante el dolor de otra persona. ¿Quieres saber lo que realmente duele?

Las cosas que no se dicen

1 comentarios:

Siberia dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. Esa gente que como psicópatas nada les mueve el corazón, ni hacen nada aunque no les cueste por aquellos que sufren me resultan repugnantes.

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates